• Publicado 04/09/2015

MIAMI SE REINVENTA CON ARQUITECTURA, ARTE Y DISEÑO

Desde hace unos años, la ciudad empezó a virar su perfil hacia otro más sofisticado. Aparecieron los distritos de diseño y los desarrolladores optaron por contratar a “arquitectos-estrella”, como Koolhaas y Hadid.

El centenario de Miami Beach, incorporada oficialmente al condado de Miami el 26 de marzo de 1915, es una suerte de broche de oro para una nueva reinvención de la ciudad, que desde hace años está virando su perfil hacia otro más sofisticado, que la consolide como meca del arte, el diseño y la arquitectura. Según estadísticas oficiales, desde 1979 Miami (que es mucho más que Miami Beach, aunque el común de los argentinos la identifiquemos solo con esa isla de 48 km2) es la ciudad de mayor crecimiento y proyección de los EE. UU. y el segundo mercado hotelero, después de Nueva York, con 14 millones de visitantes al año. Nada menos que Shohei Shigematsu (project leader de OMA, la oficina de Rem Koolhaas) sostiene que en este momento Miami es la ciudad más excitante los Estados Unidos, incluso más que la mismísima NYC.

La publicidad de The Related Group, del argentino Jorge Pérez (también mentor PAMM, Pérez Art Museum Miami) es más que elocuente: “la mejor arquitectura del mundo, el interiorismo más sofisticado, colecciones de arte, paisajismo exquisito y chefs galardonados”, dice para promocionar algunos de sus más de 70 emprendimientos en distintas etapas de desarrollo. La lista de “nombres-marca” impresiona: Norman Foster, Renzo Piano, Bernardo Fort Brescia, Philippe Starck, Karim Rashid, Paolo Pininfarina, el paisajista Enzo Enea y los artistas Fernando Botero, Fabián Burgos y Lautaro Cuttica.

Para Carlos Rosso, presidente de la división condominios de The Related Group, en Miami fue madurando un nuevo tipo de público a partir de la primera edición de Art Basel, concebida como puente entre el mercado del arte entre Norteamérica y Latinoamérica. Esa feria de arte, que nació en Basilea en 1970 y se realiza también en Hong Kong, llegó a Miami Beach en 2002 y cada diciembre participan más de 250 galerías top de todo el mundo, que atraen unos 70 mil visitantes. Con el cambio de público también cambiaron los desarrolladores. “Buscamos mejores arquitectos, mejores diseñadores, mejoramos la oferta cultural y gastronómica e hicimos más hincapié en el arte”, describe Rosso, que cuenta con un mural de Burgos en el edificio Brickel Heights y otro de 7.000 m2 de Cuttica en Icon Bay, donde habrá un espacio público barrial con acceso al agua.

De esta movida también surgieron el Miami Design District, donde se establecieron diseñadores y creadores de todo el mundo, y los más accesibles distritos de Wynwood e Ironside. Todo con el objetivo de satisfacer la avidez por el buen diseño de las elites internacionales y los inversores que empezaron a llegar a la ciudad desde Europa, Rusia, China y también desde otros lugares de los EE.UU.

Por estas mismas razones es que Maison & Objet (una exposición donde conviven muebles, luminarias, textiles y objetos de diseño para la casa que ya lleva 20 años en Europa y desde 2014 tiene una edición en Singapur) eligió a Miami Beach para su primera edición “Américas”, así bautizada haciendo honor a la singular capacidad de esta ciudad bilingüe, que puede amalgamar las culturas del Norte y el Sur del continente. La feria superó las expectativas de los organizadores, con más de 11 mil visitantes. Y, aunque sin relación con el evento, el día de cierre de M&O Americas se entregó el Premio Pritzker (recibido post mortem por Frei Otto) en el New World Center, un impactante edificio firmado por Frank Gehry que se inauguró en 2011.

Pero la era de los “starchitects” había empezado en Miami un año antes, con el 1111 Lincoln Road, de Herzog & De Meuron, una suerte de garaje escultórico con locales comerciales, residencias, espacios para eventos y pileta y jardines en la terraza). De pritzker suizos es también el proyecto del PAMM, en Bay Biscayne, que se sirve de la luz y de la cercanía al mar. El museo está rodeado de terrazas y junto a él se inaugurará el año próximo el Museum Park, un complejo sobre la bahía donde va a estar el Patricia and Phillip Frost Museum of Science, de Grimshaw Architects, con paisajismo de James Corner Fields Operations, uno de los de responsables del High Line de Nueva York.

Como si esto fuera poco, sobre el Museum Park se alzará la torre 1000 Museum de Zaha Hadid, a la que ya se califica como “la” torre residencial de la ciudad.

Bjarke Ingels Group, otro nombre fuerte de la arquitectura internacional, está por terminar Grove at Grand Bay, en Coconut Grove: dos torres de 20 pisos, que se giran a medida que ascienden con un ángulo de 38° para capturar las mejores vistas.

El arte ocupa un lugar fundamental en todos estos nuevos proyectos y los desarrolladores también invierten en espacio público. El SLS hotel, de Yabu Pushelberg (un estudio con sedes en Toronto y Nueva York), muy cerca del emblemático Delano (renovado por Philippe Starck en 1994), embellece sus alrededores con pinturas y esculturas de artistas como Fernando Botero y Matias Duville.

Durante Art Basel 2014 se inauguró además el Instituto de Arte Contemporáneo, complementado con el Palm Court, un edificio de usos mixtos con una fachada de vidrio de Sou Fujimoto que simula el efecto de una cascada, más una reproducción del Fly’s Eye domo de Buckminster Fuller.

Ahora, la era “starchitects” ha explotado, y uno de sus mentores es el argentino Alan Faena, con el Faena District, que posee un fuerte anclaje en el arte y la cultura. Próximo a inaugurarse está el Hotel Saxony, con el cineasta Baz Luhrman, como director creativo, y murales de Juan Gatti. También habrá residencias firmadas por Norman Foster, y Rem Koolhaas está a cargo de residencias, un hotel y el centro de arte Faena Forum (foto), descripto por Shohei Shigematsu como “un centro cultural que representa una nueva tipología: no es un museo, ni una galería, o un teatro, pero es lo suficientemente flexible como para convertirse en cualquiera de esas cosas”. Y el Faena Hotel Miami Beach, una remodelación a inaugurarse en noviembre, contará con las instalaciones escultóricas el Arbol de la vida y Fuente Faena, de Studio Job, que se vieron recientemente en Buenos Aires en el Faena Arts Center. Av. Collins arriba, Terra Group contrato a Renzo Piano para otra torre residencial, y en el Surf Club, Richard Meier está desplegando su talento en un condominio y hotel.

Pero la ciudad también invierte en accesos y comunicaciones: se está ampliando la estación terminal en el Downtown y existe el proyecto de incorporar un tren de alta velocidad que una Miami con Orlando. Alrededor de la estación habrá un hotel y centro de convenciones de 1.800 habitaciones, también vinculado con el Miami World Center. Con arquitectura, arte y diseño a precios relativamente accesibles Miami atrae compradores de todo el mundo y es un ejemplo de crecimiento para otras ciudades de los Estados Unidos.

Fuente: ARQ Clarin | Por Graciela Baduel | “Miami se reinventa con arquitectura, arte y diseño” | 24/08/2015.